El Mini – Bonito, Bueno .. y con comida en exceso (así que Barato)

Resulta que por motivos personales me tocó viajar a Rancagua este fin de semana y mis anfitriones – muy pulentos ellos – decidieron llevarnos a conocer “El Mini” (me dio la impresión de que la visita a este restaurant era más que todo por mi culpa, dado mi NoSéDeDóndeSalió prestigio de “bueno para comer”).

El Mini - Logo

Anteriormente conocido como “Mini Sheraton”, este restaurant debió acortar su nombre por motivos legales (“Sheraton” le dio color), pero su fama no se ha visto mermada por esto ya que es demasiada la gente que va. Hay que hacer reserva o esperar con paciencia de Santo. Yo no tuve que esperar tanto porque nuestros hospedadores ya tenían experiencia y llamaron por teléfono, pero había gente sentada con cara de nalga en unas bancas dentro de un pasillo y se oía de vez en cuando “Pepito Grillo, mesa para X personas”. Es como un consultorio, pero de comida. Estás advertido.

Una vez dentro te entregan la carta y, he aquí que debes poner cuidado, si eres una persona normal debes pedir un plato para dos. Resulta que las porciones son tremendas, con decirte que el “pancito para esperar”(ese típico pancito con mantequilla o pebre que ponen antes de entregar tu pedido) acá fácilmente pesa medio kilo; si no es así, le falta poco.

El mini - mesa llena

El plato que ves en la foto anterior -lo que pedimos con mi polola (Girlfriend Chilena)- contiene 750 gramos de Plateada de Cerdo (Valor de $10.200 aprox); una porción de carne para gente común y corriente es de 250 grs, así que imagínate. Los que me conocen saben que como mínimo me como 500 grs de carne, pero como probé de todos los platos porque soy Chancho entrenado, no pude terminar el que tenía frente (Desilusión para la familia. No me deshereden).

Con lo anterior, puedo decirte que TODA la comida es exquisita, la plateada de Vacuno, los filetitos de Pollo, las ensaladas, las papas fritas -que son de verdad- y a nada le sobra aceite o sal.

Además de la comida pedí un Martini Seco (esto comenzó en mi vida por que me creía James Bond, pero eso fue la primera vez no más porque este trago me gustó y de ahí me casé con él para la mayoría de las comidas) pues pasa que encuentro que corta muy bien los sabores, por lo que desde entonces es un compañero ideal a la hora de probar distintos manjares sobre una misma mesa. Es por eso que el sabor de este trago me lo sé de memoria y he de decir que el de “Mini Restaurant” es distinto, tiene un dulzor amargo muy rico. No sé que ingrediente extra -o menos- tiene, pero de que es un acierto en la receta… lo es (Si eres purista vas a sufrir con esto).

El mini - Ambiente

No me quedó estómago para el postre, sorry, pero te puedo decir que las porciones no desentonan con el resto. La leche asada es casi del porte de un lingote de Oro de película. Hasta para los bajativos son algo exagerados, mi polola pidió menta frappé y era el doble de lo habitual para cualquier restaurant, así que lo bebimos a medias (yo siempre voy al rescate de mi doncella, en especial si es comida lo que la amenaza).

Detalle aparte, pero no por eso menos importante, los servicios higiénicos están muy bien cuidados, limpiecitos.

Entonces: “Mini Restaurant” está super recomendado en todo aspecto. El único cuidado es: Recuerda hacer la reserva (o anda con paciencia) y te aseguro que lo pasarás a todo cachete.

Ficha Técnica de “Mini Restaurant”:

Dirección: Longitudinal Antiguo 511, Rancagua, Chile
Telefóno: (56-72) 222 2612
El MINI en Foursquare
(más tips de más gente, fotos varias, nota, etc)

Mapa Ubicación el Mini Vista exterior - el Mini